martes, 15 de septiembre de 2015

Mueren asfixiados dos bebés: uno en una jeepeta y otra con un vaso plástico

Las muertes de niños pequeños continúan enlutando esta semana. Un niño de siete meses y una niña de un año murieron ayer a causa de asfixia, en el sector Villa Consuelo, de esta capital, y Bonao, respectivamente, informó la Policía. Con estos casos suman seis los pequeños muertos en apenas tres días ya que otros cinco fallecieron en incendios ocurridos durante el pasado fin de semana.

El pequeño  Luis Carlos Tavárez Báez, de 7 meses, murió a consecuencia de asfixia, al ser dejado dentro de la yipeta Dodge, verde, placa I023542, por su padre Jorge Luis Tavárez Sánchez, luego de haber llevado a sus otros dos hijos a la escuela y dejado a su esposa en el lugar donde esta labora.

De acuerdo al reporte preliminar de la Policía, el señor Tavárez Sánchez recordó que había olvidado dejar a su pequeño hijo en la guardería unas tres horas después, cuando recibió a una llamada de su esposa.

Dijo que al recibir la llamada, estando en su centro de trabajo, corrió hasta el vehículo para sacar al infante del mismo y llevarlo a un centro de salud, donde falleció.

La Policía informó que el caso se encuentra bajo investigación de las autoridades correspondientes, por lo que oportunamente se ofrecerán mayores detalles.

Mientras que en la ciudad de Bonao murió la niña Desesuany Cruz Santos, de un año, a causa de asfixia accidental, al pegársele un vaso plástico en la cara, tapándole la boca y la nariz.

Según la Policía la señora Dailda Santos Fajardo, de 30 años, madre de infante, la acostó en un corral  y que alrededor de dos horas después se percató que la misma tenía un vaso en la cara.

La institución del orden precisó, además, que amplía las investigaciones para determinar las reales circunstancias en que se produjo el hecho.

Estas tragedias se suman a las ocurridas durante el pasado fin de semana  durante el cual tres  incendios, generados por velas, provocaron la muerte de cinco niños,  según informó el lunes la policía.

Dos hermanitos, Xavier, de un año y ocho meses, y de Ariana, de siete meses, murieron calcinados la noche del domingo en la comunidad rural de Pueblo Nuevo, a unos 70 kilómetros al este de la capital.

El sábado, dos niños de seis y dos años también murieron en un incendio en la provincia Santiago Rodríguez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario